• SSD que puedes comprar

    SSD que puedes comprar

    Los mejores SSD que puedes comprar

    SSD que puedes comprar. Aunque pueda parecer que esto es tarea de la RAM y el procesador exclusivamente, el disco duro/SSD tiene mucho que ver. Si no, mirad estos dos momentos en los que pillamos al disco duro trabajando a tope.

    En esta primera imagen, estábamos haciendo una prueba de descompresión y, a la vez, intenté meterme en la carpeta de ‘’imágenes’’ para ver unas capturas. Había muchas ralentizaciones y es que, como podéis ver, el disco estaba trabajando de forma intensa.

    Trabajo del HDD93% del HDD con unos 60 MB/s de carga.

    Cuando hice lo mismo, porque repliqué la situación para comparar con el SSD, el resultado fue muy distinto, pudiendo abrir cualquier ventana sin que el SSD sufriera. Aquí tenéis la carga del SSD en este momento:

    Carga del SSDCarga del SSD con unos 330 MB/s.

    Esto es experiencia de usuario pura y dura que, a lo largo del día, hará que no nos frustremos con el PC. Y es que, en una época en la que las consolas son muy rápidas y los móviles también ofrecen una experiencia muy fluida, es importante que nuestro PC, con el que pasamos muchas horas, responda a la perfección. El simple hecho de cambiar el HDD por un SSD, mejora la experiencia de uso y, además, tiene un par de ventajas adicionales.

    Un dato irrelevante en un portátil es el peso del disco. El SSD 860 EVO de Samsung pesa 44 gramos por los 89 del HDD de Hitachi. Sin embargo, no solo pesa menos, sino que es más seguro llevar nuestros datos en un SSD que en un HDD en un portátil, ya que el SSD es más resistente ante las vibraciones y el vaivén diario con el portátil en una mochila.

    Deja el HDD para almacenamiento externo, como este de 4 TB por unos 105€

    El calentamiento también es importante, pero en nuestras pruebas, no ha habido demasiada diferencia entre ambos dispositivos. El HDD ha tenido unas temperaturas de 30º en idle y 49º en carga. El SSD, 33º en idle y 45º en carga. Sin embargo, el SSD recuperaba la temperatura mínima mucho antes que el HDD cuando dejamos de trabajar intensamente.

    Al final, son dos detalles que no tienen demasiada importancia en este caso, pero ya que estábamos, hemos querido medir hasta el último punto en esta comparativa. Lo realmente importante es lo que hemos ido comentando durante todo el texto, la diferencia de rendimiento entre un SSD y un HDD y, sobre todo, la mejor experiencia de usuario que conseguimos con un disco de estado sólido.

    Llama ahora
    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos.
    Privacidad